+ Abrir categorías

Numax presenta

Guión: Joaquim Jordà.
Director de fotografía: Jaume Peracaula.
Sonido: Joan Quilis.
Montaje: Josep María Aragonés, Teresa Font.
Producción: Asamblea de Trabajadores de Numax, 1979.

::::::::::::::::::

Un documental pagado con las últimas 600.000 pesetas de la caja de resistencia de la asamblea de trabajadores de la fábrica de electrodomésticos Numax, en Barcelona. Tiempos de transición a la democracia burguesa, múltiples cacareos por la paz social y por el silencio de las fosas. Un montón de pijos daban rienda suelta a su deseo de bailar sobre un país lleno de cadáveres.
Por enero de 1977, los obreros de Numax elaboran una plataforma reivindicativa de cinco puntos: 24000 ptas de salario mínimo al peón, 40 horas semanales de lunes a viernes, IRPF a cargo de la empresa en un 50%, revisión de toda la cadena de montaje e igualdad de horario en los tres centros de trabajo que formaba la empresa. Los obreros por la consecución de la plataforma, organizan una huelga. La empresa responde con el despido de 13 personas (nueve representativos para la empresa y otras 4 de relleno por si magistratura obligaba a la empresa a readmitir a alguien) y tras tres meses de huelga los obreros vuelven al trabajo. Ahí comienza una segunda parte del plan de la dirección empresarial: expediente de crisis, suspensión de pagos, regulación de empleo. Los trabajadores ocupan la fábrica en respuesta al ataque patronal. A finales de junio, la ocupación de la fábrica acaba y se firma un pacto con la empresa. Empieza una fase de control obrero de la fábrica, que tras el devenir de los acontecimientos (el abandono de la patronal, la concesión de un crédito por parte creo que del Ministerio de Trabajo de 10.000.000 de ptas…) se transforma en autogestión, los trabajadores asumen todas las labores y organizan diversos comités para afrontarlas. El propósito de la autogestión es asegurar el puesto de trabajo (similitud con las más recientes ocupaciones de fábrica argentinas). Esta nueva situación provoca buena cantidad de problemas, tanto a nivel externo (imagen comercial, proveedores, clientes…) como a nivel interno (relaciones entre los propios trabajadores). Algunos problemas a nivel externo: la dificultad de venta de electrodomésticos debida a la falta de fondos para publicidad e investigación (es un sector en constante modernización de productos), la dificultad para recibir concesiones de créditos, los pedidos son insuficientes para permitir un salario digno, las deudas de la antigua dirección empresarial por la suspensión de pagos, desprestigio de Numax por el largo conflicto, abierto boicot por empresas de la competencia, etc. A nivel interno enfrentamientos entre los propios trabajadores. La división en el seno de la asamblea provenía de aquellos que querían cambiar las relaciones internas de la fábrica (igualdad de salarios, socialización del carnet de paro por la imposibilidad de suministrar trabajo continuo a todos y por los privilegios en dinero que obtenían quienes rotaban más tarde, horarios flexibles a necesidades, escuela dentro de la fábrica, fin de las jerarquías…) y quienes querían seguir con privilegios (obtenidos de la antigüedad, de su especialización…) y con medidas disciplinarias clásicas (sanciones por retraso). Este grupo mostraba su resistencia a la igualdad de salarios o la disminución de horarios.

 Un debate que existía respecto a la imagen comercial de Numax giraba en torno a seguir con una línea comercial clásica o mostrar una idea revolucionaria, el conflicto al desnudo. Muchos trabajadores de Numax, en una asamblea del documental a modo de valoración, convienen en el aislamiento al que a sí misma se sometió la propia asamblea: se desvincularon con el movimiento obrero encerrándose en su cuestión y perdiendo de vista la solidaridad con otras empresas (aunque sí que hubo ciertas coordinadoras en las que Numax estuvo implicada como la Coordinadora de Empresas en Lucha y la Coordinadora de Empresas en Crisis). Asumían estos trabajadores un problema que correspondía al capital y al estado, se convertían en cooperativistas, aunque de un modo diferente y contra el devenir del capitalismo. En el marco en que se desenvolvió la autogestión de Numax, era necesaria una autoexplotación para continuar el proyecto. En la fiesta de final de experiencia autogestionaria, la gran mayoría conviene en su negativa a ponerse a las órdenes de otro patrón si les es posible. El conseguir apañarse durante dos años sin patronal modificó la conciencia de esta gente, demostraron que no son necesarias jerarquías, ni medidas disciplinarias. La chica que menciona el concepto autoexplotación dio en el centro de la diana, sociedad de control.

Fuente: Rapperpunk

RECOMENDAR A MIS AMIG@S

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorias