+ Abrir categorías

My Perestroika

My Perestroika follows five ordinary Russians living in extraordinary times – from their sheltered Soviet childhood, to the collapse of the Soviet Union during their teenage years, to the constantly shifting political landscape of post-Soviet Russia.

At the center of the film is a family.

Borya and Lyuba are married and have a son, Mark. They are both history teachers at a Moscow school. As we are drawn into the fabric of their everyday lives, we hear stories of two very different Soviet childhoods: Lyuba was a conformist who would salute the TV when the Soviet hymn played, while Borya, living with the consequences of being Jewish, preferred to subvert the system whenever possible.

Their childhood classmates provide their own perspectives.

Andrei has thrived in the new Russian capitalism and has just opened his 17th store of expensive French men’s shirts.

Olga, the prettiest girl in the class, is a single mother and works for a company that rents out billiard tables to bars and clubs all over Moscow.

Ruslan was a famous Russian punk rock musician who now plays the banjo in the metro for money.

At first glance, in today’s Russia, everything is different from the lives they would have lived in the USSR. They are the invisible “ordinary” people of Moscow – raising their own children in a world they couldn’t have imagined in their wildest dreams.

But have those changes ultimately proved to be only superficial?

In this film, there are no “talking head” historians, no expert witnesses, no omniscient narrator telling viewers how to interpret events. Instead, Borya, Lyuba, Andrei, Olga and Ruslan share their personal stories. They were the last generation of Soviet children brought up behind the Iron Curtain. They take us on a journey through their Soviet childhoods, their youth during the country’s huge changes of Perestroika, and let us into their present-day lives.

The film interweaves their contemporary world with rare home movie footage from the 1970s and ‘80s in the USSR, along with official Soviet propaganda films that surrounded them at the time. Their memories and opinions sometimes complement each other and sometimes contradict each other, but together they paint a complex picture of the challenges, dreams, and disillusionment of this generation in Moscow today.

Production Team

Robin Hessman – Director / Producer / Cinematographer

Red Square Productions

Robin Hessman graduated from Brown University with a dual degree in Russian and Film. She received her graduate degree in film directing from the All-Russian State Institute of Cinematography (VGIK) in Moscow (with a “red diploma” of honors). She received an Academy Award® in 1994 – with co-director James Longley – for their student film, Portrait of Boy with Dog. During her eight years living in Russia, Robin worked for the Children’s Television Workshop as the on-site producer of Ulitsa Sezam, the original Russian-language Sesame Street.

In the US, Robin co-produced the documentary Tupperware!, which received the Peabody Award in 2005. Robin also co-produced the PBS biography of Julia Child, Julia! America’s Favorite Chef. In 2004, she founded Red Square Productions and was granted the position of Filmmaker in Residence at Boston’s PBS affiliate, WGBH, to develop My Perestroika. The project received the Garrett Scott Documentary Development Grant at the Full Frame Festival for a work-in-progress. In 2008 Robin was a MacDowell Colony Fellow.

Her feature-length documentary directing debut, My Perestroika, premiered at the 2010 Sundance Film Festival as part of the US Documentary competition and was screened in New York as part of the prestigious film series, New Directors/New Films, curated by MoMA and the Film Society of Lincoln Center. Awards include a 2012 Peabody Award, the Center for Documentary Studies Filmmaker Award at the Full Frame Festival in April 2010, Special Jury Award at Silverdocs in June 2010, and special Jury Award at Pravo Ljudski in Sarajevo. My Perestroika was released theatrically in the US in 2011 and played in over 45 cities. It has been rated one of the top films of the year by leading critics, including the New York Times. My Perestroika was broadcast on PBS on the independent series POV in their 2011 season, and was broadcast in several other countries across the globe in 2011 and 2012.

Robin is also an Associate of Harvard University’s Davis Center for Russian Studies and is a member of the Council on Foreign Relations. Since 2006, Robin has served as the Director of documentary programming for Amfest, the American Film Festival in Moscow.

Rachel Wexler – Producer

Rachel Wexler runs Bungalow Town Productions in the UK with her partner, director/producer Jez Lewis. She specializes in producing international feature documentaries for a worldwide audience. She has worked with many award-winning filmmakers including Geoffrey Smith (The English Surgeon), Marc Isaacs (All White in Barking, Men of the City), and Oliver Hodge (Garbage Warrior). She has produced films with support from broadcasters and funders around the world including ITVS, BBC Storyville, Sundance Institute, Ford Foundation, More4 True Stories, Sundance Channel, DRTV, YLE, NRK, and the UK Film Council. Films that Rachel has produced have been screened at many of the world’s leading festivals, among them Sundance, Edinburgh, London, Karlovy Vary, Hotdocs, Silverdocs, and Vancouver.

Alla Kovgan – Editor

Born in Moscow, Alla Kovgan is a Boston-based filmmaker. Films that she directed and codirected have been presented at festivals worldwide, including the Sundance Film Festival, the Human Rights Watch Film Festival, Montreal Film Festival, and numerous others. She edited and co-directed the documentary feature Traces of the Trade which premiered at Sundance 2008 and opened the 20th season of POV on PBS. In 2009, together with David Hinton, she directed the award-winning short film Nora, based on the life of Zimbabwean-born dancer Nora Chipaumire. Since 1999, Alla has been involved with interdisciplinary collaborations – creating intermedia performances (with KINODANCE Company), dance films (with Alissa Cardone, Victoria Marks and Nicola Hawkins), and documentaries about dance such as Movement (R)evolution Africa (with Joan Frosch). Since 2000, she has taught and curated dance film/avant-garde cinema worldwide and also acts as a curator of the St. Petersburg Dance Film Festival KINODANCE (Russia) and as a co-curator of the Balagan Film Series (Boston).

Garret Savage – Editor

Garret Savage’s work spans a variety of formats including documentaries, fiction features, film trailers, short films, and television commercials. His documentary editing credits include Paper or Plastic? (retitled Ready, Set, Bag!; Los Angeles Film Festival 2008), Annie Sundberg and Ricki Stern’s End of America, and an episode of the forthcoming HBO documentary series My American Dream. Other editing credits include the fiction feature Olympia (Slamdance, Sundance Channel) as well as projects for a variety of networks and studios including Paramount Pictures, ABC/ESPN, Discovery, WE, MTV, and the Style Network. He has directed and edited numerous award-winning shorts and in 2005 he was profiled as one of The Independent magazine’s “Top Short Filmmakers.” His rural documentary, 4-Cylinder 400, continues to be broadcast on the Independent Film Channel. As an educator, he was the Program Director of the Nantucket Film Festival’s Teen View Film Lab and a mentor with the Reel Works Teen Filmmaking Program in Brooklyn.

Press kit

Educational use

Fuente: Web oficial

::::::::::::::::

¿Qué fue la Perestroika?

La Perestroika (en ruso  перестройка (?·i), “reestructuración”) es conocida como la reforma que fue creada para desarrollar una nueva estructura de la economía interna de la Unión Soviética, y fue llevada a la práctica en todo el territorio de la Unión Soviética por Mijaíl Gorbachov, un mes después de su toma de poder. La visión que Mijaíl Gorbachov tenía para el futuro era, fundamentalmente, reorganizar el sistema socialista, para poder conservarlo. Esto porque dentro de sus planes de cambio estaba que la sociedad soviética pudiera tener un nuevo ánimo para que estuvieran listos y pudieran contribuir en la creación de la nueva Unión Soviética. Este proceso, estuvo lleno de conversiones democráticas en la política y en los miembros del Kremlin, trayendo consigo una enorme cantidad de consecuencias en la economía y en la sociedad que culminaron finalmente en el fin de la era de Gorbachov y en la caída de la URSS.

Durante sus primeros años en el poder, Gorbachov no hizo ningún cambio importante en el plan económico del estado aunque dijo que era necesario hacerlo. En 1987, Gorbachov y sus ministros de economía introdujeron las reformas necesarias de lo que sería conocido como Perestroika.

La Perestroika es una reforma basada en la reestructuración de la economía llevada a cabo en la URSS a finales de la década de 1980. Cuando en 1985 el reformistaMijaíl Gorbachov fue elegido secretario general y se convirtió en el máximo dirigente soviético, esta política ya estaba diseñada, pero fue en el Comité Central del PCUS de abril de 1985, cuando se decidió ponerla en práctica de inmediato para sacar al país de la grave crisis económica e impulsar el desarrollo, pues estaba sumido en la corrupción y el atraso.

Su objetivo era convertir el sistema de gestión centralizado en un sistema menos centralizado y adaptado al mercado moderno, para lo cual se permitió una cierta autonomía local, y desarrollar un programa especial para modernizar la industria de ingeniería y los modelos de gestión económicos, que habían sido descuidados. También se pretendía luchar contra la corrupción, el alcoholismo y el absentismo laboral; propugnando la liberalización económica, permitiendo a las empresas tomar decisiones sin consultar a las autoridades y fomentando la empresa privada y las sociedades conjuntas con un número limitado de compañías extranjeras, impulsando así la inversión. Se llevó a cabo también una cierta democratización de la vida política. Abel Aganbegyan, el primer consejero económico de Gorbachov, afirmó que en un 40% de la industria se habría producido una disminución de la producción y que, además, existía una degradación de la agricultura. Por ello, propuso reformas para dar más autonomía a la empresa, mejorar el rendimiento del trabajador y la calidad de los productos. Las alternativas económicas de otros países socialistas se ignoraron y las medidas que se adoptaron no se discutieron previamente, permitiendo la entrada de capital extranjero y acercándose cada vez más al capitalismo. Así, poco a poco se fueron introduciendo actividades económicas privadas, mediante la paulatina introducción de contratos individuales en fábricas y haciendas colectivas. Se llevaron a cabo medidas, como la venta de un gran número de empresas estatales, reformas de la moneda y un nuevo sistema bancario. Todo esto permitió que a principios de 1990, la URSS hubiese alcanzado ya el nivel de desarrollo económico mundial. En la primera fase de la llamada perestroika, se tomaron abundantes medidas morales para reducir el alcoholismo, logrando que en 1986 el consumo se redujera en un 36%.

La Reforma Económica y los ingresos de la población rusa

La perestroika instaurada en la URSS por Mijail Gorbachov prometía grandes cosas para los ciudadanos, pero los dirigentes de entonces optaron por subir los sueldos a diversas categorías de ocupados. Esta decisión provocó la escasez y la necesidad de subvención, lo que empeoró su situación y la del tesoro público. El elemento más destructivo fue la Ley de Empresa, pues anulaba todo control sobre los recursos, de modo que se redujo la inversión. La desmembración de la URSS en pequeñas repúblicas, la creación de bancos propios y la concesión de créditos ilimitados provocaron inflación y la escasez total, el interés por el dinero llegó a ser mínimo.

Liberalización de precios en 1992

La Liberalización de precios en 1992 y la renuncia a la rígida regulación de salarios llevaron a un sustancial descenso en el nivel de vida así como cambios en la dinámica y estructura de los ingresos, diferenciando regiones y ramas en la remuneración del trabajo.

Surgió una clase de ricos cuyos ingresos no provenían del trabajo y se amplió el número de pobres; en 1993, casi una tercera parte de la población rusa tenía ingresos que no garantizaban un nivel mínimo de subsistencia.

Distribución polarizada de los ingresos

Ha aumentado la diferenciación de la población en el nivel de ingresos “per cápita” de forma vertiginosa; así, al 20% de la población más rica le corresponde el 50% de los ingresos monetarios.

Han surgido grandes desproporciones en la remuneración de los salarios por ramas de la economía, debido a la falta de competencia entre las empresas: las que han logrado monopolizar los mercados de venta pagan salarios mucho mayores que el resto.

También han aumentado las diferencias entre las regiones, las de situación más ventajosa han sido las de una mayor especialización productiva.

La distinción del nivel de consumo no es tan grande como la de ingresos nominales ya que en las zonas centrales de Rusia los precios de los productos básicos son menores que en las más meridionales o Siberia. Por otro lado, la estructura de los ingresos ha variado para la mayor parte de la población, para el 75% de la población la fuente de ingresos es el salario, 20% la pensión y 5% negocios propios. Para la población asalariada la situación es la peor, debido a la falta de incorporación de la fuerte inflación al salario, el resto de trabajadores tiene una situación más favorable; aun así, la gente se ve obligada a buscar fuentes complementarias de ingresos.

En el campo del consumo, la estructura ha empeorado en estos últimos dos años, la parte destinada a alimentos es del 50% reduciendo el resto de consumos de productos no comestibles y de servicios.

Condicionantes del nivel de vida

  1. Diversos bienes sociales se subvencionan por el Estado.
  2. La estadística oficial no recoge los ingresos de la producción no registrada. Además el Comité Estatal de Estadística no ha hecho estudios profundos de los presupuestos familiares desde 1989.
  3. En los comienzos de la liberalización la población tenía acumulados considerables stocks de víveres y artículos industriales, lo que sirvió como freno a la caída de ingresos después de la liberalización. La población se polariza con respecto a los ingresos con la aparición de los super-ricos, una pequeña parte que obtiene sus ingresos de los negocios y el resto. Esta situación plantea dos problemas :
    1. Fuente de tensión social.
    2. El grupo poblacional en torno a los pequeños negocios puede incrementar su participación apoyando y apoyándose en la inflación.

Los cambios en la distribución de los ingresos en Rusia después de la perestroika y la liberalización de los precios han llevado a la población rusa a una polarización en su status con grandes diferencias de nivel de vida según la fuente de obtención renta de los individuos.

Este efecto se da por varias causas:

  1. La primera por la diferente incorporación de la inflación a las fuentes de renta.
  2. Otra causa es las diferentes fuentes de renta y su participación en los ingresos finales.
  3. Por otro lado la escasez general y la región determinan la capacidad de consumo de los individuos, que además, ha variado considerablemente.

La falta de una clase media-alta, y la rapidez de las operaciones que se realizan así como la falta de interés por el dinero hacen que la evolución de la estructura de ingresos no sea la más recomendable.

Consecuencias políticas

En política exterior, Gorbachov tendía a la negociación de la reducción de armamento y a la pacificación de las relaciones internacionales, retirando las tropas soviéticas en Afganistán y recibiendo en Moscú al presidente estadounidense Ronald Reagan.

Tras ser elegido presidente del Soviet Supremo, Gorbachov aceleró el programa de reformas políticas. Fue elegido jefe del Estado (1989) y primer presidente de la Unión Soviética por el congreso (1990). Se redujo el interés de la URSS por los países socialistas del Tercer Mundo, y se inició una predilección por los países occidentales y por la democracia a la que costó mucho adaptarse. Los derechos humanos se reconocieron en diciembre de 1988, acabando con los principios del Stalinismo.

La reforma, aplicada con mayor fuerza sobre todo a partir de 1987, alcanzaba todas las áreas del sistema soviético: la ciencia, la tecnología, la reorganización de la estructura económica y los cambios en la política de inversiones. Para ello se trató de hacer un mejor uso de los medios económicos de que se disponía. La reforma supuso el saneamiento de una burocracia ineficaz y con ello pretendía implicar más al conjunto de ciudadanos en la tarea de reconstruir su economía.

La perestroika iba complementada por la glásnost, una política de apertura hacia los medios de comunicación, con transparencia informativa, permitiendo la libertad de expresión y de opinión, al contrario que en la etapa anterior, caracterizada por la represión hacia los contrarios al sistema. De esta manera, por primera vez, el gobierno soviético permitía una cierta autocrítica y reconocía sus defectos, lo que contribuyó a resolverlos con mayor rapidez. Esto fue generando una confrontación política encabezada por las críticas de Borís Yeltsin, que fue apartado en 1987 a pesar de que contaba con el apoyo popular. En junio de 1988 se celebraron elecciones más democráticas, desde enero de de 1918, que no se olvide que no ganaron los bolcheviques http://es.wikipedia.org/wiki/Asamblea_Constituyente_Rusa, que no dieron al PCUS todos los puestos en el gobierno, sino que se formó una minoría de reformadores entre los que se encontraba Yeltsin. A finales de 1990 ya existía una verdadera división en el Congreso, con unos 18 grupos políticos, de los que el más importante era el comunista, seguido del conservador Soyuz.

Hacia el final del mandato de Gorbachov, la perestroika empezó a recibir críticas tanto por los que pensaban que las reformas se aplicaban demasiado lentamente como por los comunistas que temían que éstas destruyeran el sistema socialista y llevaran a la decadencia del país.

El 19 de agosto de 1991 tuvo lugar un golpe de Estado llevado a cabo por los altos cargos del PCUS con el objetivo de boicotear un tratado que permitiría el autogobierno de las repúblicas de la URSS. Éste fracasó debido a la pasividad de altos dirigentes militares y a la actitud del presidente de la federación rusa, Boris Yeltsin. Tres días después, Mijail Gorbachov dimitía. Muchas repúblicas federadas de Europa del Este declararon entonces su independencia, lo que llevó a la disolución de la Unión de Repúblicas Socialista Soviéticas (la URSS) el 25 de diciembre de 1991, día en que Gorbachov renunció a su cargo. Yeltsin se convirtió en su sucesor, abandonando el comunismo y convirtiéndose en presidente de la recién fundada Federación Rusa.

Véase también

Referencia

1. Perestroika, un símbolo de cambio. Por José Carlos Lizana

2. Farewell Perestroika: A Soviet Chronicle por Boris Kagarlitsky.

Enlaces externos

Fuente: Wikipedia

También: PERESTROIKA: LA REVOLUCIÓN DE LAS ESPERANZAS, MARTA HARNECKER , NOVIEMBRE 1987

RECOMENDAR A MIS AMIG@S

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorias