+ Abrir categorías

La letra con audiovisual entra

Un taller, devenido rico intercambio de ideas y criterios tuvo lugar en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí. El análisis de materiales audiovisuales, generados en lo fundamental para la educación, con fines de bien público y desde la perspectiva del género, fue el eje fundamental sobre el que giró este encuentro. Sus participantes fueron un grupo de estudiantes universitarios cubanos, vinculados a la Red Iberoamericana de Masculinidades y sus profesores.
Como invitado, desde España, impartió el taller el Doctor Alejandro Martínez González, profesor de la Universidad de La Salle, en Madrid. Y por la parte cubana estuvo el Doctor Julio César González Pagés, profesor de la Universidad de la Habana y hasta ahora uno de los principales animadores de los estudios de masculinidades en Cuba.
Al referirse al contenido de este taller, Julio César González Pagés afirmó que “se trata de trabajar en un conocimiento que se construye en lo fundamental sobre la base de la experiencia de nuestro invitado. El Doctor Alejandro Martínez se ha integrado con nosotros en el trabajo de la Red, principalmente en el área de medios audiovisuales y nos está brindando su especialización sobre temas de la educación y nuevas tecnologías”, explicó Julio al presentar al huésped foráneo.
El profesor cubano destacó también que a partir del trabajo anterior de la Red han surgido ya diversos proyectos internacionales de intercambio. “Ya en esta misma sede del Instituto, hace dos años, hicimos el encuentro Masculinidades enredadas. De ahí surgieron varios proyectos con otros países, como Honduras, que derivaron en los videos que ya hemos visto aquí en otros talleres, relacionados con temas de violencia hacia las mujeres, con campañas sobre el deporte, entre otros tópicos. Este taller de ahora se inserta en esa misma línea de trabajo que pensamos seguir fomentando.”
Por su parte, Alejandro Martínez se refirió también al contenido de la muestra y a la participación en este taller. Nuestro trabajo busca mucho más el sensibilizar, el brindar conocimientos y herramientas sobre estos temas, más que formar realizadores técnicamente hablando, destacó. Pretendemos aportar una visión integradora de los estudios de género y sobre la labor que se hace con las masculinidades, dirigido a la producción de materiales audiovisuales para la educación, explicó el invitado.
El profesor Martínez González imparte la asignatura Tecnología aplicada a la educación, y destacó que su objetivo fundamental, por encima de hacer grandes cineastas o técnicos, es el de enseñar a usar una cámara para hacer pensar. A partir de conectar los temas del audiovisual y el género, el taller tiene como objetivo ponerle un rostro a una herramienta que está muy presente en la sociedad actual. Aprender a usar una vía de comunicación con muchas potencialidades, con muchos riesgos también de saturación, pero con muchas posibilidades. Bien utilizada, bien orientada, la producción audiovisual puede ser una herramienta fantástica para ayudar a pensar, detalló.
A lo largo del taller, además de las amplias intervenciones de los estudiantes cubanos participantes en el encuentro se exhibieron varios materiales. Al decir de Martínez González, se trata de realizaciones que nos permiten charlar acerca de cómo se abordan determinados temas relacionados con el género; que nos ayudan a pensar en cómo nos vemos los hombres, cómo vemos a la mujeres, en qué nos identificamos, que aspectos nos resultan atractivos de nuestra forma de comportarnos y qué aspectos nos parece que deberían ser resultan significativamente mejorables.
Temas como la violencia en el entorno escolar, a veces con fines trágicos, los roles tradicionales del género y el saberlos para intentar cambiarlos; los diferentes modelos de familia en la sociedad actual; la violencia de género y el abuso sexual, entre otros tópicos, fueron el centro de algunos de los materiales visualizados. Un amplio intercambio y reflexión acompañó a cada vez las proyecciones, varias de ellas incluso aplaudidas por la calidad y el ingenio de sus ideas. Antes de hacer un producto audiovisual, en lugar de buscar una cámara hay que tener papel y lápiz y una idea, destacó Martínez González.
Esperemos que gracias a las iniciativas y a la ya ingente labor del grupo de estudios de masculinidades en Cuba, basificados sobre todo en la Universidad de la Habana, se repitan y se amplíen experiencias como estas. En tanto hoy la industria audiovisual se asocia casi por hábito a la violencia, el machismo, el culto al dinero y las sensualidades animales asentadas en lo físico como trofeo a llevarse, hay tangibles pruebas de que es posible marcar el rumbo en otras direcciones a la hora de educar. Este pequeño pero significativo taller realizado en la capital cubana, es una buena muestra de que sin grandes recursos, gracias a las tecnologías modernas y sobre todo, usando la cabeza y la sensibilidad, es posible generar productos audiovisuales útiles y de hondura

Fuente: E-Mujeres

RECOMENDAR A MIS AMIG@S

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorias