+ Abrir categorías

Desigualdad para todxs

El divulgador, ensayista y experto en política económica Robert Reich -antiguo Secretario de Trabajo de Estados Unidos durante el gobierno de Bill Clinton y actual Catedrático de Políticas Públicas en la Universidad de Berkeley- explica con humor y sin tapujos la creciente desigualdad de ingresos en Estados Unidos -el cuarto país del mundo con mayor desigualdad en el reparto de la riqueza, tan sólo por detrás de Rusia, Ucrania y Líbano- y aborda los efectos que esta brecha cada vez mayor tiene en la economía y la democracia. Estados Unidos vive la peor crisis económica desde la Gran Depresión y parece imposible salir de ella. ¿Por qué? Porque, exactamente igual que en la década de 1920, gran parte de los ingresos y de la riqueza de la nación va a la clase alta, de forma que la gran clase media no tiene el poder adquisitivo que permite mantener la economía en marcha.

Así, los 400 estadounidenses más acaudalados poseen el equivalente en riqueza a 80 millones de familias en ese país, es decir, el 62% de la población.

La concentración de la riqueza del país entre los más ricos ha pasado de ser un inquietante hecho real a una agónica llamada de atención sobre sus implicaciones en el desarrollo económico y en la misma democracia. El enorme endeudamiento de la clase media se convierte en un círculo vicioso al haber cada vez más paro y al reducirse los salarios y aumentar las horas de trabajo de lo que lo tienen.

Como afirma Robert Reich: “Una de las mejores maneras de ayudar a la gente a entender los desafíos a los que nos enfrentamos es una película que capte a la audiencia y la haga pasar a la acción. Y este filme va a hacer exactamente eso”.

Gran Premio del Jurado al mejor documental en el Festival de Sundance de 2013.

COMPOSITOR

Marco D’Ambrosio

DIRECTOR

Jacob Kornbluth

Fuente: Canal +

1La minicrítica en violeta: de como han convertido al planeta en un gran feudo. Donde hay muy pocos señores y el resto somos reducidos a servidores/as.

Se sabe lo que ocurre, se sabe que el problema es la falta redistribución. Pretende transmitir un mensaje de que se puede cambiar; pero proporciona pocas claves, quedándose todo el rato en un diagnóstico harto conocido.

En cuanto a la perspectiva de género brilla por su ausencia, ya que las mujeres-niñas están siendo las grandísimas perjudicadas en todos los lugares. En alguno de ellos convirtiéndolas en simple mercancía que se compra-vende.

RECOMENDAR A MIS AMIG@S

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorias